Adentrándonos en Petra II: La tumba de los obeliscos.

Continuamos avanzando por la “puerta de la garganta” y tras pasar los bloques Djin, nuevas tumbas van apareciendo en nuestro camino. Estos monumentos funerarios son de pequeño tamaño y pertenecían a las clases medias.

Tumba típica nabatea.
Tumba típica nabatea.

En la parte derecha del camino nos llama la atención una tumba de gran tamaño, se trata de la tumba de los obeliscos y el triclinio Bab as-Siq.

Cuatro obeliscos guardan la entrada a la tumba.
Cuatro obeliscos guardan la entrada a la tumba.

La tumba de los obeliscos es llamada así por los cuatro obeliscos de estilo egipcio que la decoran y esconde varios nichos en su interior.

Hornacina sobre la tumba.
Hornacina sobre la tumba.

Los  triclinios eran utilizados para celebrar banquetes en honor a los difuntos, parece ser que los dos monumentos se construyeron en épocas diferentes.

Justo enfrente veremos una inscripción en griego y nabateo para recordar que es el sitio elegido por Abdmank para ubicar su sepulcro y el de sus herederos, aunque no está claro si se refiere a la tumba de los obeliscos o las que están por encima del grabado.

P1010393

Continuamos nuestro camino con la esperanza de llegar cuanto antes al tesoro, pero primero tendremos que atravesar el Siq, la estrecha garganta que nos deparará algunas sorpresas antes de llegar al ansiado destino.

Deja un comentario