Gipuzkoa, Naturaleza e historia

Artikutza. El bosque secreto de San Sebastián.

Artikutza. El bosque secreto de San Sebastián.
5 (100%) 5 votes

ARTIKUTZA

EL BOSQUE SECRETO DE DONOSTI

Bosque de Artikutza

El bosque de Artikutza, enclavado en tierras navarras pero perteneciente al ayuntamiento de San Sebastián, es un auténtico tesoro natural, una rareza histórica que hechiza al visitante que la pisa por primera vez.

Que ver en Artikutza
Junto al palacio de Olajaundi, se puede ver un “mugarri” o mojón fronterizo con la cruz y el báculo, símbolo de la Colegiata de Roncesvalles.

Históricamente, perteneció a la Real Colegiata de Santa María de Roncesvalles, hasta que en 1844, pasó a manos privadas después de aprobarse la desamortización de Baldomero EsparteroLos primeros empresarios, comenzaron a explotar los terrenos abriendo minas y construyendo un tren para trasportar el mineral.

Ruta Artikutza
En el año 2004, Artikutza fue incluida en la Red Natura 2000 y declarada Lugar de Interés Comunitario.

Sin embargo, la historia de estos bosques cambió, cuando en el año 1902, cuarenta personas murieron de tifus en San Sebastián.
Cuando los técnicos municipales comenzaron a buscar el origen, encontraron el foco en la finca de Artikutza, donde había varios enfermos. Desde aquí, la enfermedad se había transmitido por el río Añarbe hasta llegar a la ciudad.

Artikutza auzoa

Para asegurar la pureza del agua, en el año 1919 el ayuntamiento compró por 3 millones de pesetas de la época la finca, cerrando minas y explotaciones ganaderas, de ahí el excelente estado en que se encuentra el bosque de Artikutza.

Nuestra visita a este cautivador paraje, comienza en el parking de Eskas, junto a la casa del guarda. Si abrimos bien los ojos y agudizamos el oído, podremos descubrir los secretos que esconde el bosque. Nada más salir del parking, si nos salimos del camino por nuestra izquierda, se encuentran dos enigmáticos círculos de piedras que crearon los primeros habitantes de este bosque. Estos crómlechs fueron construidos durante la Edad del Hierro para sepultar las cenizas de los muertos.

Secretos de Artikutza
Piedras que forman parte del crómlech de Exkaxpe.

Volviendo a la carretera, llegamos a un poste indicador que nos señala la ruta hacia el barrio de Artikutza, por lo que cogemos el camino de la izquierda siguiendo las marcas blancas y amarillas del PR-Na 124, ruta circular de 12 kilómetros y que dura aproximadamente 4 horas.

Ruta Artikutza

Comenzamos a descender rodeados de bonitas hayas, hasta llegar al riachuelo de Exkaxpe. En este tramo, tendremos que fijarnos bien para ver junto al camino una piedra con una cruz tallada. Se trata de una piedra cenizal de cuando estos terrenos pertenecían a la Colegiata de Roncesvalles.

Secretos de Artikutza
Un poco más adelante, se encuentra el mirador desde donde podremos ver y escuchar la cascada de Erroiarri rompiendo contra las rocas, y es que Artikutza es una de las zonas donde más llueve de la península, con precipitaciones la mitad de los días del año.

Cascada de Artikutza
Y así, absortos por la belleza que nos rodea, llegaremos hasta el barrio de Artikutza. El primer edificio en recibirnos es el de la ermita de San Agustín, construida en 1928 y que sustituye a la anterior que se encontraba detrás del frontón.

Barrio de Artikutza
Cada edificio de este poblado (Ostatu zahar, Almandoz, etc…) tiene su propia historia, por suerte un panel junto al puente nos explica la de cada uno de ellos.

Secretos de Artikutza
En este almacén construido en 1934 y conocido como “Bomberos”, entrenó en los años 70 José Manuel Urtain, que llegó a ser campeón de los pesos pesados de Europa.

Junto al barrio, hay una pequeña central hidroeléctrica, que conserva en su interior la maquinaria original que funcionó desde 1922 hasta los años 80.

Cruzando el puente y junto al Ostatu-Zahar, continúa nuestro camino. Esta vez toca subir una gran cuesta, la misma que hace más de un siglo subía el tren cargado de mineral. Cuando llegamos a lo alto, y siguiendo las marcas del PR, veremos que una flecha nos indica el lugar donde se encuentran abandonadas unas viejas piedras de molino.

Descubrir Artikutza
Las piedras de molino se encuentran unos metros bajo el sendero, y parece que nunca fueron usadas. ¿Cómo llegaron hasta aquí? Si alguien lo sabe que nos lo cuente por favor.

Continuando nuestro camino, a pocos metros de las piedras de molino, se encuentra un bonito mirador sobre las rocas que nos brinda la oportunidad de ver los miles de castaños, hayas, robles y otros árboles que tapizan este hermoso paisaje. 

Que ver cerca de San Sebastián
Estación meteorológica en el barrio de Artikutza.

Y con el espíritu y la mente purificada por este corto pero bonito paseo, volvemos a nuestro lugar de partida, el aparcamiento de Eskas.

Parking Artikutza
La casa del guarda de Artikutza, lugar de inicio y finalización de nuestra ruta.

 

Os podéis descargar el plano con la ruta en el siguiente enlace: https://www.donostia.eus/ataria/documents/8023875/8050851/Mapas+de+Artikutza+PDF/49bbccb8-3dd8-4dd0-84fd-d461a9115359

UBICACIÓN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *