BrujerĂ­a, Navarra-Nafarroa

đŸ”„LA FALLIDA CAZA DE BRUJAS DE OLAGÜE

LA FALLIDA CAZA DE BRUJAS DE OLAGÜE  QUÉ VER EN OLAGÜE 

Muy cerca de Iruña/Pamplona, al abrigo de monte Errotalarre y pegado al rĂ­o Mediano, se encuentra el pequeño pueblo de OlagĂŒe, capital del concejo de AnuĂ©.

OlagĂŒe en Navarra

El valle de Anué, es uno de tantos valles desconocidos de Navarra salpicados de pequeños pueblos que guardan antiguos secretos.

LA CAZA DE BRUJAS DE LOS VALLES DE ODIETA, OLAGÜE Y ULTZAMA. 

OlagĂŒe, al igual que muchos pueblos del norte de Navarra, se vio salpicado por los procesos de brujerĂ­a que abundaron durante los siglos XVI y XVII en el antiguo reino.

Anotzibar, la caza de brujas ignorada.

Tras el proceso de Anotzibar, en el cercano valle de Odieta, donde en 1575 varias vecinas fueron acusadas de ser brujas y condenadas a la hoguera, se iniciĂł una persecuciĂłn en los valles cercanos que llegĂł hasta OlagĂŒe.

OlagĂŒe Navarra

En Anotzibar, las condenas se produjeron tras las acusaciones de unos niños que dejando volar su imaginación acusaron a varios vecinos e incluso a su propia tía, a lo que había que sumar las confesiones arrancadas a las acusadas bajo tormento.
Es por ello, que no es difícil imaginarse el pånico que se extendió por los pequeños pueblos cercanos.

BrujerĂ­a OlagĂŒe

Un año después de aquel terrible suceso, llegó a Ultzama y Anué el siniestro bachiller Ozcoidi, dispuesto a limpiar la comarca de brujas y brujas.

LA CAZA DE BRUJAS DE OLAGÜE

Dos vecinas de OlagĂŒe fueron acusadas de que “con poco temor de Dios Nuestro Señor y de la real justicia de V.M. ha mucho tiempo y años que son brujos y hechiceros pĂșblicos y como tales han hecho muchos hechizos y brujerĂ­as con yerbas y polvos venenosos y se han hallado por muchas y diversas veces juntos y a solas y en compañía de otros brujos y brujas en ayuntamientos de brujas y de noches en los campos y prados y casas y otros lugares particulares».

OlagĂŒe pueblo

La posadera de OlagĂŒe, MarĂ­a de Aniz, alias “Xopalda”, fue acusada de haber envenenado a dos comensales. Las acusaciones de envenenamiento vertidas al principio se redujeron a que uno de los comensales aseguraba que al servirles una cabeza de carnero y unos huevos, uno de Ă©stos “hizo un gran estruendo y se saltó”.
Por suerte, los acusados de Lizaso y OlagĂŒe no sufrieron la misma suerte que sus vecinas de Anotzibar, ya que sus convecinos fueron sus mejores abogados, y aunque fueron condenados a pena de destierro, finalmente se redujo a una multa econĂłmica.

Y es que las acusaciones eran demasiado fantĂĄsticas incluso para los crĂ©dulos comisionados de la Consejo Real. Uno de los niños de OlagĂŒe, declarĂł que iba a los aquelarres “en figura de perrico de casa, a caballo en las dichas cabras” mientras que otra de las acusaciones era que MarĂ­a, la mujer del barbero de OlagĂŒe” habĂ­a sido vista “en figura de gato y perro”.

LA HISTORIA SE REPITE

Durante la gran caza de brujas de Zugarramurdi (1609-1610), otro siniestro personaje volviĂł a visitar la comarca, Fray Domingo de Sardo. Este monje se dedicĂł a predicar por OlagĂŒe y otros muchos pueblos advirtiendo del mal y la brujerĂ­a. Por lo tanto, el miedo y las acusaciones volvieron a extenderse.

Turismo en OlagĂŒe
En el centro de OlagĂŒe, sobre la vieja fuente de sus caños, un cartel recuerdan los hechos que aquĂ­ sucedieron.

Por suerte, el comisionado por la inquisición, Alonso de Salazar y Frías, visitó la comarca en 1611 y otorgó el edicto de gracia a todos los acusados. Y es que gracias a Salazar (conocido como el abogado de las brujas), terminaron en gran medida las persecuciones en la Montaña Navarra.

QUÉ VER EN OLAGÜE 

Hoy dĂ­a, en OlagĂŒe reina la tranquilidad. En sus calles podremos ver grandes casas de los siglos XVIII y XIX, destacando entre todas ellas la torre de la iglesia de San Juan.

Aunque OlagĂŒe tambiĂ©n viviĂł otros acontecimientos histĂłricos.

El 25 de febrero de 1876, durante la Ășltima guerra carlista, el pretendiente D. Carlos, llegĂł a OlagĂŒe con los restos de su ejĂ©rcito despuĂ©s de haber perdido la provincia de Gipuzkoa y parte de Navarra.

Carlos VII, pernoctĂł en OlagĂŒe antes de su partida hacĂ­a el exilio por la frontera francesa, dando fin a la tercera guerra carlista.

Iglesia de OlagĂŒe

Parroquia de San Juan

Nada queda del templo primitivo que conociĂł la visita de los delegados del Consejo Real y la InquisiciĂłn. Sus partes mĂĄs antiguas pueden datarse del siglo XVII aunque el templo fue agrandado en el siglo siguiente y restaurado a mediados del XX como reza una inscripciĂłn sobre la portada:

«PARROQUIA DE SAN JUAN BAUTISTA DE OLAGÜE/ RESTAURADA EN 1943/ SIENDO OBISPO DE PAMPLONA/ EL EXCMO. S. D. D. MARCELINO OLAECHEA/ PARROCO EL D. D. JOSE ARANO/ Y ALCALDE D. FERMIN CILVETI»

Iglesia San Juan de OlagĂŒe

En su interior, se guardan varios retablos e imĂĄgenes barrocas.

Ermita de San NicolĂĄs de Ezkati

En una colina sobre OlagĂŒe, existiĂł antiguamente un pequeño pueblo llamado Ezkati, del que solo queda su iglesia, convertida hoy en ermita.

El poblado de origen medieval, aparece ya despoblado en el siglo XIV, cuando sus habitantes bajaron a la vega del rĂ­o Mediano para crear OlagĂŒe.

Ermita San NicolĂĄs Ezkati

La ermita es de nave Ășnica, encontrĂĄndose rematada con una espadaña que cobija una campana. En su interior se conserva un retablo romanista del siglo XVII.

UBICACIÓN DE OLAGÜE 

Deja una respuesta

Tu direcciĂłn de correo electrĂłnico no serĂĄ publicada. Los campos obligatorios estĂĄn marcados con *