El monte Urgull de San Sebastián, el guardián donostiarra