Gipuzkoa

LA IGLESIA DE SANTA MARÍA LA REAL DE ZARAUTZ.

Espero que disfrutes tanto leyéndolo como yo escribiéndolo 😃
(Votos: 0 Promedio: 0)

IGLESIA DE SANTA MARÍA LA REAL DE ZARAUTZ

La iglesia de Santa María la Real de Zarautz, se encuentra casi al final de la hermosa villa costera, frente al palacio de Narros con quien compite en solemnidad.

Y es que es al contrario que en otras poblaciones, donde la iglesia se suele encontrar en el centro del casco urbano, la iglesia de Zarautz se asentó en un lugar muy especial.

Un rincón bajo el monte Santa Bárbara que la protegía de las tempestades, y muy cerca del mar, alrededor del cual giraba la vida de esta comunidad.

ORÍGENES DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA DE ZARAUTZ. RAÍCES EN EL MEDIEVO.

El actual templo aún conserva partes del siglo XV, siendo construido en el mismo emplazamiento de la primitiva iglesia del siglo X, sobre la cual fueron construyéndose nuevos templos más grandes a la par que creía la población.

Al crearse la villa de Zarautz y conseguir el privilegio de amurallar su núcleo urbano, la iglesia de Santa María quedo extramuros del conjunto fortificado.

Algo excepcional, ya que en las villas medievales las iglesias se integraban en las fortificaciones ejerciendo una función clave como torres de vigilancia.

Sin embargo, el templo se situaba frente a la entrada principal a la villa, por lo que seguía siendo un elemento importante en la trama urbana.

SANTA MARÍA DE ZARAUTZ EN SU MADUREZ

Durante el siglo XV, sucedió un hecho clave para el templo y sus feligreses, ya que la iglesia pasó al patronazgo de los señores feudales más poderoso de la villa: los Zarauz.

El patronazgo sobre un templo religioso, acarreaba numerosos beneficios económicos, como los diezmos y primicias que tenían que pagar los vecinos.

Pila bautismal iglesia de Santa María de Zarautz.

Servía también para consolidar su estatus social y su poder sobre los villanos, pudiendo nombrar y quitar clérigos a su antojo y tener un sarcófago exento en el centro del templo pasa ser inhumados.

El crecimiento económico y poblacional, empujó a crear un templo aún mayor para dar cabida a todos los parroquianos.

¡Y es que la nueva iglesia gótica iba a ser cuatro veces más grande que la anterior!

No obstante, esto no iba a ser tarea fácil.

EL TEMPLO GÓTICO

Los nuevos patronos de la iglesia, no estaban por la labor de desembolsar grandes cantidades de dinero para construir una grandiosa iglesia gótica.

Es por ello que la construcción se fue atrasando, entre las quejas de los trabajadores por no recibir su salario.

Hoy día, de aquella construcción gótica, solo perdura el trazado de la actual iglesia y su portada.

La portada ojival, costa de seis arquivoltas, y no cuenta con ornamentación, lo que refleja la austeridad de la construcción y aunque fue integrada en la actual iglesia, hoy día no es más que el recuerdo de un proyecto fracasado.

Y es que cuando este templo fue terminado a duras penas a finales del siglo XVI, no se correspondía a la pujanza económica que vivía la villa de Zarautz.

HACÍA LA ACTUAL IGLESIA. LA AMPLIACIÓN RENACENTISTA.

Debido a que la parroquia era demasiado sencilla y pobre para la pujante Zarautz, sobre todo si comparamos con las iglesias de las villas vecinas de Orio, Getaria, Deba o Zumaia, se decidió crear dos capillas laterales en el crucero.

De esta forma, la iglesia de Santa María de Zarautz pasaba a tener planta de cruz latina.

Sin embargo, la ampliación de la iglesia estuvo repleta de dificultades, que con el paso de los años se verían acrecentadas, ya que grietas en las bóvedas y desprendimientos de sillares amenazaban la integridad del templo y los feligreses.

EL COLAPSO DE LA IGLESIA Y SU RECONSTRUCCIÓN BARROCA

En 1775, y tras varios parches, se produjo el derrumbe de las bóvedas del templo, por lo que se tuvo que acometer una reforma integral con la que adquirió su aspecto actual.

Para dar solución a los problemas acumulados durante siglos, se contrataron los servicios de Pedro Ignacio de Lizardi, quien consiguió reconstruir y asentar el templo, llegando hasta la actualidad sin grandes cambios.

Y es que Lizardi fue uno de los arquitectos gipuzkoanos más importantes de la época, construyendo junto su padre la torre de la iglesia de Lekeitio, la torre de la iglesia de San Pedro de Bergara y participando en las construcción de la basílica de Santa María del Coro de Donostia-San Sebastián

EL RETABLO MAYOR

El retablo mayor fue obra de uno de los mejores escultores gipuzkoanos de la época, Andrés de Araoz (autor también de los retablos de Itziar, Eibar entre otros) quien sin embargo murió al poco de comenzar su construcción y tuvo que ser finalizada por su hijo y su hermano.

Retablo Mayor de la iglesia de Zarautz.

Está compuesto por cuatro pisos más ático y cinco calles.

Presidiendo este retablo policromado, una talla gótica de la Virgen, fechada hacía el 1300, por lo que nos encontramos ante el elemento más antiguo del templo.

LOS OTROS RETABLOS

Entro los retablos menores, destaca el del Rosario, construido por Ambrosio de Bengoechea (autor de retablos en San Vicente en Donostia, Lezo, Berastegi, Alkiza y San Francisco de Tolosa entre otros).

Retablos de la iglesia de Zarautz.

Y que se encuentra presidido por una talla de una mártir (como así lo demuestra la hoja de palma que sostiene en su mano), rodeada de una imagen de Santo Domingo de Guzmán y otra de Santa Catalina de Alejandría.

EL SARCÓFAGO DE LOS ZARAUZ, PRIVILEGIO DEL LINAJE MÁS PODEROSO.

En un rincón de la iglesia, se guarda el antiguo sarcófago de piedra de los Zarauz.

Y es que ser enterrado en una tumba exenta, era un privilegio reservado a los más poderosos.

Las familias más poderosas de la villa costera, eran enterradas bajo el suelo de la iglesia, mientras que las clases humildes se enterraban bajo el pórtico exterior.

Historia de la parroquia de Santa María la Real de Zarautz.

Sin embargo, el poderoso linaje de los Zarauz, poseía su tumba de piedra sostenida por cuatro leones y que antiguamente se encontraba en el centro de la iglesia, para que incluso muertos se supiera quien mandaba en aquel lugar.

CONCLUSIÓN. LA IGLESIA PARROQUIAL DE ZARAUTZ, UN TEMPLO INUSUAL

La actual parroquia de Santa María la Real de Zarautz, es un templo inusual en muchos aspectos, entre ellos por su ubicación y la suma de sus estilos arquitectónicos.

Sin embargo, vale la pena adentrarnos en este templo que refleja la historia de la villa de Zarautz, y descubrir los magníficos retablos que aquí se guardan.

UBICACIÓN DE LA IGLESIA DE SANTA MARÍA LA REAL DE ZARAUTZ 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *