Historia de Roma, Italia

La historia del Coliseo Romano

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

La historia del Coliseo Romano

En el corazón de Roma, antigua capital del Imperio Romano, sobresale una de las más grandes edificaciones construida por esta cultura, El Anfiteatro de Flavio, mejor conocido como el Coliseo Romano.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en el año 1980 e incluido entre y Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno, en el 2007.

Construido en el siglo I, bajo el mandato de emperador Vespasiano y durante la Dinastía de los Flavios, se levanta este recinto, para el entretenimiento del pueblo romano, ubicado para la época, en las cercanías de la estatua del Coloso de Nerón, del cual deriva su nominación de coliseo.

¿Porque se construye el Coliseo Romano?

Este icono de la arquitectura, no solo se exhibía como símbolo de la cultura romana, también demostraba el poder que el Imperio ejercía sobre la ciudadanía itálica.

Los emperadores gobernantes, quienes necesitaban manejar a su pueblo, así que trataban de mantenerlos entretenidos, como una forma de subir y permanecer en el poder.

En consecuencia, el emperador Vespasiano, decide construir el Coliseo, después de conseguir la victoria en la guerra con Judea del año 70 DC, con parte del botín obtenido. Considerando además, la destrucción del antiguo teatro de Roma, tras el gran incendio del 64.

Estos hechos motivaron al emperador a llevar acabo esta grandiosa obra, lo que ayudo a su afianzamiento en el poder.

Sin embargo, su inauguración ocurrió durante el mandato de Tito, su progenitor, en el año 80, siendo el emperador Domiciano, quien da fin a la construcción del Coliseo Romano, al añadir el último piso de este extraordinario centro de entrenamiento.

Características y funciones del Coliseo Romano

El anfiteatro, de forma ovalada, con más de 500 metros en su perímetro y unos 57 metros de altura, fue una obra donde se emplearon variados materiales y diversas técnicas constructivas.

Fue distribuido en numerosas gradas, para unos 65.000 espectadores, de acuerdo al nivel económico y social, donde el lugar más privilegiado, el podium, se reservaba para el emperador y sus familiares, así como otros personajes ilustres y destacados de la sociedad.

Desde estas gradas se divisaba la arena, o el terreno de juego, contando con un sistema de drenaje, utilizado para evacuar el agua durante los espectáculos de batallas navales. Y bajo la arena, se encontraba el hipogeo, lugar donde permanecían los gladiadores, condenados y animales, con un sistema 28 de ascensores, para facilitar la subida de los mismos a la plataforma de juego.

Usos y funciones

Los espectáculos se realizaban en tres partes durante el día, presentando las venationes, donde utilizaban numerosas bestias salvajes africanas, tales como jirafas, leones elefantes, cocodrilos y rinocerontes entre otras.

Al mediodía, se exhibían los noxii, luchas menores y las ejecuciones capitales, y durante la tarde, las muneras o peleas de gladiadores, muy populares entre la plebe.

También el Coliseo Romano, sirvió como escenario para dar tortura y muerte a mártires cristianos, igualmente, fue utilizado como fortaleza, cantera y fábrica, hasta convertirse en santuario religioso, logrando salvarse hasta nuestros días.

En la actualidad, el Coliseo, como exponente de la gloria del Imperio Romano, es visitado por más de 6 millones de turistas cada año y se aprovecha, para la procesión del Vía Crucis, cada Viernes Santo, encabezada por el papa en memoria de los santos mártires cristianos.

Gracias a Matías, de /http://www.mundoantiguo.net/ por su colaboración en mi blog con la redacción de este estupendo post sobre el Coliseo.

UBICACIÓN:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *