Alemania, Segunda Guerra Mundial

DIEZ SECRETOS DE MÚNICH PARA VIAJAR A TRAVÉS DE SU HISTORIA

Espero que disfrutes tanto leyéndolo como yo escribiéndolo 😃
(Votos: 0 Promedio: 0)

DESCUBRE DIEZ SECRETOS DE MÚNICH QUE TE HARÁN VIAJAR POR SU CONVULSA HISTORIA.

Múnich, la capital de Baviera, mundialmente conocida por su festival Oktoberfest es uno de los destinos más visitados de Alemania, aunque aún guarda multitud de secretos fruto de su agitada historia.

¿Quiéres descubrir diez secretos de Múnich, que te harán adentrarte en su convulsa historia?

¿TODAVÍA ES POSIBLE ENCONTRAR ESVÁSTICAS EN MÚNICH? DESCUBRE LOS SECRETOS DEL PASADO NAZI DE MÚNICH. 

Múnich, la ciudad más importante de Baviera, fue elegida por Hitler como capital del partido nazi o “Hauptstadt der Bewegung” ya que había sido una de las ciudades clave en la fundación del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

En la ciudad, se construyeron multitud de edificios y monumentos al gusto de Adolf Hitler, convirtiéndose en una de las urbes más importantes del movimiento nacionalsocialista.

MÚNICH NAZI. DOCE VESTIGIOS DE SU PASADO MÁS OSCURO.

Pero tras la devastación ocasionada por la Segunda Guerra Mundial (Múnich fue una de las ciudades más bombardeadas de Alemania) y el posterior desmantelamiento de todo lo que recordaba al antiguo régimen, ¿es posible encontrar algún vestigio de aquella ciudad creada según el ideario nazi?

Pues aunque parezca increíble, aún podemos encontrar esvásticas en el paisaje urbano de Múnich…

Entre 1933 y 1937, fue erigido un gran museo a instancias de Hitler para albergar la Casa del Arte Alemán.

Sitios nazis Múnich

El edificio, obra de Paul Ludwing Troost, se construyó en el extremo sur del Jardín Inglés en estilo neoclásico, para asemejarse a un gran templo clásico de la Antigua Grecia.

Troost también se encargó de diseñar los dos edificios de la NSDAP en la Königsplatz.

La Königsplatz de Múnich y las huellas de su pasado nazi.

La fachada sur del museo, cuenta con un monumental pórtico formado por colosales columnas.

Mientras que las paredes se encuentran revestidas con piedra caliza del valle del Danubio y los suelos y escaleras fueron construidos con granito, otorgándoles un aspecto majestuoso.

El techo del pórtico se cubrió con mosaico diseñado por Hermann Kaspar, uno de los arquitectos favoritos de Hitler, que incluso tenía el honor de sentarse a su lado durante los desfiles del «Día del Arte Alemán en Múnich».

Y como no, uno de los diseños favoritos de Kaspar, era mediante la repetición del símbolo nazi, la esvástica.

Edificios nazis Múnich.

Esvásticas que aún hoy día se pueden contemplar en uno de los edificios más emblemáticos de Múnich.

SURFEAR EN EISBACHWELLE. LA OLA SECRETA DE MÚNICH.

Aunque la playa más cercana a Múnich se encuentre a más de 500 kilómetros, eso no supone ningún problema a los aficionados al surf muniqueses, ya que pueden practicar su deporte favorito en el centro de la ciudad.

¿Practicar surf en pleno Múnich?

En la entrada del Jardín Inglés se encuentra la ola artificial de Eisbach, considerada por muchos como la mejor ola de río del mundo.

Y es que en principio la Eisbachwelle se formaba de forma natural por la acumulación de grava y piedras en el lecho del río, aunque solo se podía disfrutar de unas semanas al año.

Es por ello que hace varios años, se colocó un escalón de piedra de medio metro para que la ola fuera constante.

EISBACHWELLE Múnich

Por lo que no debe sorprendernos encontrarnos con peña surfeando en el centro de Múnich.

Eso sí, si quieres surfearla debes tener bastante experiencia, ya que se considera una ola bastante peligrosa.

UNA TUMBA DE 3.000 AÑOS BAJO EL PAVIMENTO DE MÚNICH. UNO DE LOS SECRETOS MÁS ANTIGUOS.

La Residenz de Múnich es uno de los lo monumentos más espectaculares de la ciudad.

Desde aquí, los gobernantes bávaros administraron sus dominios y hacían ostentación de sus riquezas y poder.

Sin embargo, parece que este lugar ya era considerado un centro de poder hace milenios, ya que recientemente, se ha descubierto bajo su pavimento una tumba de hace 3.000 años.

Residenz de Múnich.

Este increíble hallazgo, ha supuesto el descubrimiento de la tumba más antigua de Múnich, encontrándose además de las cenizas y huesos que pertenecían a una mujer, restos del ajuar funerario.

Además, este excepcional descubrimiento aportará una valiosisíma información a los arqueólogos sobre la forma de vida de los primeros muniqueses.

LA IGLESIA QUE ESCONDE UNO DE LOS FRESCOS MÁS IMPONENTES DEL MUNDO.

La iglesia católica de San Luís, Ludwigskirche en alemán, es uno de los templos más desconocidos de Múnich pero a su vez uno de los más importantes a nivel artístico.

Ludwigskirche Múnich

Ordenada construir por el rey Luis I de Baviera, esta monumental iglesia de estilo neorrománico impactó tanto en otros arquitectos que su modelo fue copiado incluso en iglesias de Estados Unidos.

El arquitecto Friedrich von Gärtner diseñó una gran iglesia de 60 m de largo y 20 m de ancho con planta basilical y rematada con dos campanarios de 71 m de altura.

Sin embargo, su interior no es menos espectacular, ya que aquí se encuentran uno de los frescos más grandes del mundo, que miden 19 m de alto por 11.5 m de ancho.

Mural Ludwigskirche

Los impresionantes frescos del altar, que representan el Juicio Final, fueron pintados por Peter von Cornelius entre 1836 y 1849, siendo considerados unas de las obras murales más importantes de los tiempos modernos.

Sin embargo, al rey Luís no le agradó la obra, por lo que el autor abandonó la ciudad poco después de su finalización.

El templo cuenta además con otros dos murales de gran tamaño: los del Creador, la Natividad y la Crucifixión.

Ludwigskirche de Múnich. Turismo Múnich.

Otro de los secretos de la iglesia de San Lucas de Múnich, solo se puede ver desde el cielo, y es que su techo forma una gran cruz que se encuentra revestida de mosaico.

LA HUELLA DEL DIABLO. EL SECRETO MÁS DIABÓLICO DE MÚNICH. 

En la iglesia-catedral de Fraunkirche, se encuentra uno de los secretos más diabólicos de la ciudad.

Sin embargo, para descubrir este secreto no debemos buscar en las vidrieras ni en los retablos del templo, si no que deberemos bajar la mirada para intentar localizar la marca dejada por el maligno: la pisada del diablo o Teufelstritt.

La huella se encuentra en una de las entradas bajo el coro, tallada en el pavimento.

Catedral de Múnich.

Hay muchas leyendas sobre su origen, así que vamos a conocer algunas de ellas.

Sí colocamos nuestro pie sobre la huella, y miramos hacía el altar mayor, no veremos ninguna ventana lateral, y la ventana central que actualmente se puede ver, se encontraba oculta tras un altar hasta 1860.

LAS IGLESIAS IMPRESCINDIBLES DE MÚNICH.

Según una de las versiones de la leyenda, el constructor se apostó con el diablo a que podría construir un templo sin ventanas.

Cuando el diablo entró y no vio ninguna, pisó triunfante el suelo y se rió a carcajadas al ver un templo si iluminación natural.

Sin embargo, cuando el diablo dio otro paso, pudo ver todas las ventanas con las que contaba la catedral, huyendo avergonzado.

En otra de las versiones, el diablo hizo un pacto con el constructor Jörg Ganghofer para erigir el templo a cambio de que le concediera el alma de la primera persona que entrara a la nueva iglesia.

Al finalizar el templo, el constructor le invitó al diablo a que entrase y le enseñó la iglesia sin ventanas, echándole en cara su pésimo trabajo.

Iglesias imprescindibles Múnich

El diablo pateó el suelo con ira y dejó su marca, marchándose enfurecido.

UN JABALÍ ANDA SUELTO POR EL CENTRO DE MÚNICH

En Múnich, como en cualquier ciudad europea, nos podemos encontrar con multitud de animales que conviven con los humanos, desde palomas pasando por cuervos, ardillas o las siempre omnipresentes ratas.

Sin embargo, debemos andar bien atentos para no darnos de bruces con el jabalí que vive en el centro de la ciudad.

Pero no debemos asustarnos, ya que lejos de estar en una posición amenazante, el jabalí se halla tranquilamente sentado. ¡E incluso se deja acariciar el hocico!

Jabalí de Munich

Este verraco se encuentra frente al Museo Alemán de Caza y Pesca, siendo colocado en 1976.

Sin embargo, esta escultura de bronce es una copia del que tal vez sea el jabalí más conocido del mundo, el Porcellino de Florencia.

Y es que la Fontana del Porcellino, es una de las esculturas más famosas de Florencia, copia a su vez de una escultura romana, por lo que el modelo porcino original que se utilizó para nuestro jabalí tiene miles de años.

Según la tradición, frotar el morro del jabalí florentino, trae buena suerte. Costumbre que ha traspasado fronteras y se realiza también en Múnich.

LOS TRES PEQUEÑOS MÚSICOS DE MÚNICH

La Karlstor, es una de las tres puertas de la muralla medieval que aún perduran en Múnich.

Su aspecto actual, se lo debemos a la reconstrucción en estilo neogótico que se llevó a cabo tras la explosión del polvorín en 1861.

Cuando cruzamos a través de ella, tres pequeños músicos de bronce deleitan nuestro camino.

Músicos de Múnich

¿Pero cómo llegaron estas esculturas hasta esta antigua construcción?

Una inscripción debajo de los jóvenes músicos, nos da algunas pistas:

Diese drei Musikanten waren Bestandteil des alten Fischbrunnen der von 1884 bis 1944 am Marienplatz stand.

Y es que originalmente, las tres estatuas de los niños, formaban parte del Fischbrunnen original, siendo creadas por el escultor Konrad Knoll (Bad Bergzabern 1829- Múnich 1899).

EL CARRILLÓN DE LA MARIENPLATZ DE MÚNICH

La fuente resultó casi totalmente destruida por los bombardeos aliados durante la segunda guerra mundial, por lo que se decidió reconstruirla en 1954.

Fuente fisbrunnen de Múnich.

El escultor Josef Henselmann decidió mover las estatuas de los pequeños músicos que originalmente se encontraban alrededor de la pila central a su actual ubicación.

LAS OBRAS DE ARTE SAQUEADAS POR LOS NAZIS

En 1930, el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) comenzó a construir un barrio administrativo en Königsplatz.

Múnich Hitler
Demostración Nazi en la Königsplatz de Munich, el 9 de noviembre de 1935. Universal History Archive UIG via Getty Images

Para ello, compró numerosas casas y edificios, para levantar en sus solares los edificios que debían regir el devenir de la futura capital del movimiento nacionalsocialista.

Sitios con historia Múnich

El arquitecto Paul Ludwig Troost diseñó algunos de estos edificios, como el “edificio administrativo del NSDAP” (hoy día Instituto Central de Historia del Arte y otras instituciones culturales), el cual es el protagonista de esta historia.

Cuando finalizó la guerra, el gobierno militar estadounidense decidió utilizar este edificio, que apenas había sufrido daños durante los intensos bombardeos aliados, para utilizarlo como “Punto Central de Colección de Arte”.

Edificio del partido nazi Múnich
Al igual que en su edificio gemelo, aquí también se ven los restos donde se encontraba la Reichsadler.

Es decir, como punto de recogida y catalogación de las obras de arte saqueadas por los nazis.

Al Punto Central de Recogida de Múnich llegaron obras de arte procedentes de museos y colecciones privadas europeas, incluida la colección de Hitler encontrada en Altaussee.

Entre las obras de arte que pasaron por aquí, destacan la «Belle Allemande» de Gregor Erhat que actualmente se expone en el Louvre, la «Madonna de Brujas» de Miguel Angel o la universalmente conocida «Dama del armiño» de Leonardo da Vinci.

La Königsplatz de Múnich y las huellas de su pasado nazi.

En total, 33.188 objetos pasaron por este edificio entre 1945 y 1952, aunque algunos estudios apuntan a que algunas obras de arte jamás volvieron a manos de sus legítimos dueños de origen judío.

EL CALLEJÓN SECRETO DE MÚNICH. VISCARDIGASSE

La  Feldherrnhalle o Pórtico de los Mariscales es uno de los monumentos más conocidos de Múnich.

Mandado construir por el rey Luis I entre 1841 y 1844, adquirió especial relevancia durante el Tercer Reich, ya que se convirtió en un monumento a los «mártires del Putsch de Múnich».

La Feldherrenhalle. El templo fetiche del nazismo en Múnich.

En uno de sus laterales, el que da a Residenzstrasse se colocó un altar en la memoria de los 16 militantes nacionalsocialistas que murieron en aquel fracasado golpe de estado.

Custodiando el altar las 24 horas del día, se encontraba una pareja de oficiales de las SS, que velaban por el recuedo a los caídos en el Putsch y obligaban a que todo aquel que pasase por delante realizase el saludo nazi.

Sitios nazis Múnich

Sin embargo, no todos los ciudadanos ni ciudadanas de Múnich simpatizaban con las ideas nazis, no hay más que ver el pasado de la ciudad como bastión proletariado, por lo que muchos de sus vecinos se desviaban de su camino por el callejón que hay detrás.

Con este sencillo gesto, evitaban tener que realizar el saludo que tanto odiaban, a la par que era una forma de insumisión o resistencia pasiva al nuevo régimen.

Viscardigasse

Para conmemorar este valiente gesto repetido por tantos y tantas vecinas de la ciudad, se decidió colocar unas baldosas doradas en la Viscardigasse, que es conocida popularmente como Drueckebergergasse, o el Callejón del Escaqueo.

EL TRISTE SECRETO DE LA HERMOSA TORRE DE MÚNICH

En el centro de Múnich, concretamente en Kaufingerstrasse junto a la Frauenkirche, se encuentra el edificio comercial más icónico de la ciudad: la tienda de ropa para hombres Hirmer.

Sin embargo, este edificio, que se anuncia como la tienda de moda masculina más grande del mundo, guarda varios secretos.

Y es que observando su fachada podremos notar que no es un edificio normal, ya que se encuentra adornado con multitud de esculturas de seres mitológicos.

En una de sus esquinas, podremos ver la escultura de un monje sosteniendo una torre, descubriéndonos su primer secreto: la Hermosa Torre de Múnich.

La torre hermosa de Múnich.

Y es que aquí se encontraba una de las torres que se integraba en las murallas de la ciudad.

Construida en 1157 y reconstruida en 1479, la Schöner Turm, o Hermosa Torre, fue llamada así por los hermosos frescos que la recubrían.

Sin embargo, esta torre fue demolida en 1807, construyéndose el gran edificio actual un siglo después siguiendo los planos de Eugen Hönig y Karl Söldner.

Su curiosa fachada de estilo muniqués, se la debemos al escultor Julius Seidler, aunque resultó seriamente dañada durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y tuvo que ser reconstruida en las años 80.

El edificio Hirmer, guarda además un triste secreto, relacionado con la época más oscura de la ciudad.

Edificio Hirmer de Múnich

Y es que los creadores y propietarios de la tienda, fueron los hermanos judíos Max, Siegfried “Fritz”, Ludwig y Gustav Bamberger, que contaban con otros comercios textiles repartidos por Alemania.

El 1 de abril de 1933, miembros de las SA cubrieron los escaparates de las tiendas de propietarios judíos en la Kaufingerstrasse e instaron a los «alemanes» a realizarles un boicot.

Las ventas del antaño pujante comercio cayeron en picado, pero lo peor estaba por llegar.

Varios de los hermanos fueron deportados al campo de concentración de Buchenwald, del que no saldrían con vida, mientras que su comercio de Múnich fue arianizado por Johannes Hirmer, del que proviene su actual nombre.

Cuando acabó la guerra, las autoridades devolvieron el comercio al único hermano que había sobrevivido: Siegfried Bamberger, quien vendió todas sus acciones a la familia Hirmer, manteniéndose así hasta la actualidad.

UBICACIÓN DE LOS SECRETOS DE MÚNICH 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *