Historia del pueblo judío, Praga

HISTORIA DE LOS JUDÍOS DE PRAGA

Espero que disfrutes tanto leyéndolo como yo escribiéndolo 😃
(Votos: 0 Promedio: 0)

LA INCREÍBLE HISTORIA DE LOS JUDÍOS EN PRAGA Y SU ODISEA.

Desde su llegada a la ciudad en el siglo X hasta la actualidad, los judíos de Praga se han enfrentado a persecuciones y pogromos, luchando contra un destino en su contra.

Sin embargo, también han conseguido mantener su historia y su cultura viva, convirtiéndose en una de las comunidades judías más antiguas de Europa y legándonos maravillosos monumentos.

¿Me acompañas a descubrir la fascinante historia de la comunidad judía de Praga?

ORÍGENES DE LA COMUNIDAD JUDÍA EN PRAGA

Los primeros judíos llegaron a Praga en el siglo X en busca de refugio y oportunidades económicas.

Judíos Praga

La primera mención a su presencia en Praga proviene del viajero judío sefardí Ibrahim ibn Yaqub en el año 965 d.C. que menciona la presencia de los comerciantes judíos del mercado.

LOS JUDÍOS DE PRAGA EN LA EDAD MEDIA

Parece ser, que para el siglo XI la comunidad judía se encontraba plenamente integrada en la ciudad.

Sin embargo, durante el siglo XII comenzaron los primeros ataques y pogromos a los judíos de la ciudad, siendo confinados en la margen derecha del Moldava, y gestándose así el gueto de Praga.

Guía para descubrir el gueto de Venecia. El primer guetto de la historia.

No obstante, como en otros reinos cristianos, los judíos fueron protegidos por los reyes, dada su condición de prestamistas reales y buenos pagadores.

Así, el rey Otakar II de Bohemia brindó en 1254 su protección a los judíos de la ciudad, mientras que el emperador Carlos IV les otorgó en 1389 el privilegio de lucir una bandera roja con la estrella de David en su centro.

Pero de poco sirvió la protección real, ya que en la Pascua de 1389, los cristianos de la ciudad, acusaron a los judíos de profanar la hostia eucarística.

LA MASACRE DE LISBOA DE 1506🗡✡

Como resultado de estas falsas acusaciones, tan comunes en la Edad Media, se inició una persecución contra los judíos de Praga que desencadenó en el asesinato de 3.000 hombres, mujeres y niños y la huida de muchos vecinos del gueto a Polonia y Hungría.

LA EDAD DE ORO DE LOS JUDÍOS DE PRAGA

Durante el siglo XVI, la comunidad judía de Praga experimentó una auténtica edad de oro, con negocios florecientes y una vibrante vida intelectual y religiosa.

En 1501, fueron reafirmados los privilegios de la comunidad judía de Praga, lo que propició la llegada de judíos expulsados de otras partes, como España o Austria.

Ayuntamiento judío de Praga
Ayuntamiento del Barrio Judío de Praga.

Esto propició que la población judía de Praga se duplicase, con el consiguiente florecimiento económico.

Los emperadores Maximiliano II de Habsburgo (31 de julio de 1527-12 de octubre de 1576) y Rodolfo I (18 de julio de 1552-20 de enero de 1612) protegieron a los judíos de Praga.

Esto desencadenó que la comunidad judía se fortaleciese de tal manera que llegó al siglo XVIII constituyendo una cuarta parte de la población de Praga.

La edad de oro de los judíos de Praga terminó cuando la emperatriz María Teresa I de Austria (13 de mayo de 1717-29 de noviembre de 1780) ordenó su expulsión entre 1745 y 1748.

El emperador José II publicó en 1782 el Edicto de Tolerancia, lo que propició la vuelta de muchos judíos al Barrio Judío de Praga, convirtiéndose en un foco cultural y comercial.

EL SIGLO XX, CLAVE PARA LA SUPERVIVENCIA DE LOS JUDÍOS DE PRAGA

El capítulo más oscuro de la historia de la comunidad judía de Praga llegó durante la Segunda Guerra Mundial.

En 1939, 92.000 judíos vivían en la ciudad, formando casi una cuarta parte de su población.

Cuando los nazis ocuparon Praga, implementaron políticas brutales contra la población judía.

Miles de judíos fueron deportados a campos de concentración y solo una pequeña fracción sobrevivió al Holocausto.

Sin embargo, muchos de los monumentos judíos sobrevivieron a la ruina del Barrio Judío, ya que los nazis quisieron conservarlos para convertirlo en un museo de una raza extinta.

Y aunque la mayoría de sinagogas sobrevivieron, durante el bombardeo de Praga en 1945 en la Segunda Guerra Mundial, la Sinagoga Vinohrady (construida en 1896), la casa de oración judía más grande de la ciudad, resultó destruida.

Durante la ocupación de Checoslovaquia por parte de la Unión Soviética, se calcula que aún vivían diez mil judíos en Praga, aunque varios miles emigraron al nuevo estado de Israel.

LA COMUNIDAD JUDÍA EN PRAGA EN LA ACTUALIDAD

Actualmente, se calcula que viven alrededor de 1.600 judíos en Praga.

El Barrio Judío y sus principales monumentos fueron sometidos a un largo proceso de reconstrucción, convirtiéndose en motivo de orgullo y respeto por parte de la resiliente comunidad judía de la ciudad.

¿QUÉ QUEDA DE LA HUELLA JUDÍA EN PRAGA?

El gueto, conocido como el Barrio Judío (Židovské město en checo), llego a albergar una de las comunidades judías más importantes de Europa, llegando a contar con ayuntamiento propio.

Sin embargo, a excepción de las sinagogas y algunos edificios importantes, el barrio fue totalmente destruido y reconstruido a principios del siglo XX.

Entre las huellas más antiguas de Praga destaca el cementerio judío, uno de los más antiguos de Europa.

EL CEMENTERIO JUDÍO DE PRAGA Y SUS SECRETOS

Se calcula que 200.000 judíos fueron enterrados aquí durante los cuatro siglos en los que estuvo en funcionamiento.

Aunque no quedan vestigios de la sinagoga más antigua de Praga, sí que ha llegado hasta nosotros el templo que la sustituyó: la Sinagoga Vieja-Nueva.

LA SINAGOGA VIEJA-NUEVA DE PRAGA (2024)

Esta sinagoga fue construida en 1270 y aunque fue bautizada como Sinagoga de la Escuela Nueva, mientras se fueron construyendo nuevos templos terminó por conocerse como la Sinagoga Vieja-Nueva.

Durante la edad de oro de los judíos en Praga, se construyeron cuatro grandes sinagogas.

En 1479 fue erigida la Sinagoga Pinkas, de estilo renacentista y famosa por ser frecuentada por el escritor Franz Kafka.

LA SINAGOGA PINKAS DE PRAGA (2024)

En 1568 se construyó la Sinagoga Alta, que era utilizada por los ancianos del Barrio Judío y aún se conserva junto al Ayuntamiento.

En 1591 se inauguró la Sinagoga Maisel, mientras que en 1694 fue abierta la Sinagoga Klausen.

Aunque se siguieron construyendo nuevas sinagogas en Praga, como la de Uhřiněves en 1848 o Bubny en 1899, ya no se encuentran activas debido al descenso de la población judía.

LA SINAGOGA ESPAÑOLA DE PRAGA 2024

Sin embargo, aún podemos disfrutar de dos de las sinagogas más bellas de Europa: la Sinagoga Española, construida en 1868, y la Sinagoga de Jerusalén, construida en 1906 y que combina los estilos Art Nouveau y neoárabe

LA SINAGOGA DE JERUSALÉN EN PRAGA

CONCLUSIÓN

La historia de la comunidad judía de Praga es un viaje fascinante y estremecedor con el que el pueblo judío ha demostrado una vez más su resiliencia y capacidad de levantarse una y otra vez.

La Sinagoga Española de Praga

Desde los pogromos de la Edad Media hasta el Holocausto del siglo XX, los judíos de Praga han tenido que superar durísimas pruebas, legándonos un espectacular patrimonio artístico y religioso y un ejemplo de resistencia ante la adversidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *